Hay plantas que están de maravilla en una zona de la terraza pero que cuando llega el frío sufren demasiado porque se quedan en una zona donde, por ejemplo, no llega tanto el sol, o hace demasiado viento. Si te pasa esto con una pequeña planta no ocurre nada porque puedes moverla de sitio, pero si te pasa con un limonero en una gran maceta, moverlo no es tan fàcil. O sí. Porque ahora existen unas bases con ruedas para que puedas mover tus megaplantas y llevarlas donde más te convenga, ya sea para protegerlas o para cambiar un poco la distribución de la terraza.