Y que ilumine también tus balcones, tus salones, la habitación, el jardín... ¡Deja que la luz de la Navidad entre en todas partes!

Si hay algo que no falta en la decoración navideña son las luces de Navidad. Desde las pequeñas luces del pesebre o del árbol de Navidad, a los macro espectáculos luminosos de las mayores ciudades del mundo. ¿Y sabes lo que tienen en común todas ellas? Que la mayoría usan la tecnología LED, el tipo de iluminación que menos energía consume. Y cada vez son más los fabricantes que, además de usar LEDs en sus productos, se sirven también de baterías que se cargan con energía solar. Así puedes tener el exterior de tu casa iluminada por la noche con la energía almacenada durante el día.

A la hora de elegir, ten en cuenta siempre dónde vas a usar las luces y cómo te gustaría que quedara ese espacio. Porque si por ejemplo tienes una decoración clásica de rojos y dorados, lo más normal será que elijas una iluminación cálida. Pero si por el contrario has elegido una decoración más basada en plateados y blancos, puede que te convenga una iluminación de LEDs fríos.

Muchas de las luces disponen de un temporizador para encenderse automáticamente a la hora programada, y también de distintas funciones para que se enciendan y apaguen a distintos ritmos. Pero no se te ocurra usar en exterior unas luces “de interior”, seguramente no estarán impermeabilizadas y puedes provocar un cortocircuito. Los microLEDs también son muy útiles y te ayudarán a crear una atmósfera mágica con muy poco esfuerzo. Seguro que los has visto alguna vez, son esas tiras de alambres con unas lucecitas en forma de gotas; son muy adaptables a tus necesidades, porque puedes colocarlos tanto dentro de un tarro en un rincón de casa como estirarlos alrededor del árbol de Navidad. Dependiendo del tamaño, los encontrarás a pilas, con baterías recargables o enchufables.

Y no nos olvidemos de las luces del árbol de Navidad. Blancas, doradas, de colores, chispeantes, diminutas, enormes o con formas de estrellas. El catálogo de luces para tu árbol es tan variado que es difícil escoger.