Si la griega, reina de las ensaladas mediterráneas, se ha convertido en una de las ensaladas más famosas del mundo no es por otra cosa que por lo naturales que son sus ingredientes, sencillos y sin pretensiones, y lo rápida que es su preparación. ¡Pero acuérdate siempre de lavar bien las verduras que vas a servir directamente a la mesa!

Elaboración: 1 Corta la cebolla morada en juliana y déjala en un bol en agua fría para que no pique tanto.

2 Corta el pepino en rodajas finas, el pimiento verde en tiras y los tomates cherry por la mitad, y júntalo todo en una fuente.

3. Añádele la cebolla escurrida, unas cuantas aceitunas típicas griegas (kalamata), sal, pimienta, vinagre de vino blanco y un generoso chorro de aceite de oliva.

4. Por último, trocea el queso feta con las manos por encima, espolvorea con una cucharada de orégano seco, remuévelo todo ¡y a la mesa!