¿Quieres llenar tu salón de minicorazones? Con los Anthurium mini lo tienes fàcil. La versión miniaturizada de esta planta de interior llega más compacta que nunca, pero con la vivacidad de sus colores de siempre.

El contraste entre sus hojas de color verde oscuro y sus flores de colores verde limón, rojo, anaranjado y rosado viste cualquier rincón de la casa. Son muy decorativos en solitario, pero prueba a agrupar unas cuantas macetas de Anthurium, y verás qué éxito.

Los Anthurium no necesitan muchos cuidados, pero sí tener unas mínimas condiciones: una humedad ambiental y temperatura cálida estable entre 19º y 28º hará que tenga flores todo el año; situarla en un lugar luminoso sin sol directo también la ayudará a tener flores; y como casi todas las plantas de interior, intenta mantener el sustrato húmedo pero no empapado, protégela de las corrientes de aire y aléjala de la calefacción. ¿Un truquillo? Pulverízala de vez en cuando con agua destilada.