Como sabes, las orquídeas son plantas tropicales, y como tales necesitan un ambiente húmedo para prosperar. Así que te proponemos que busques la orquídea del color que más te guste y la uses para decorar tu baño. ¡Sí, por qué no! Claro que puedes usar una de color blanco, de un tono más clásico, pero debes saber que hay orquídeas de casi todos los colores, y así te será más fácil encontrar una que combine con tu decoración. También puedes usarlas para dar un toque elegante a tu mesita de noche, consiguiendo con una simple planta dar un aire nuevo a tu dormitorio.  Y no nos olvidemos de la cocina. Las orquídeas quedan espectaculares en la cocina, especialmente en las de líneas rectas y modernas. Aunque la verdad es que quedan bien en cualquier estancia, para qué nos vamos a engañar. Acompañándonos durante la cena en el comedor, o dándonos la bienvenida cada día en el recibidor.

   Mención aparte merecen los tiestos para las orquídeas. Los hemos visto cilíndricos y cuadrados, altos y bajos, de cerámica, de cristal y de plástico, transparentes y de color... Esto nos da una idea de la adaptabilidad de esta planta, que no es tan delicada como se cree, y de lo fácil que va a ser encontrar una maceta que nos guste.