Está científicamente probado que poner plantas en el interior de las casas y de las oficinas aporta grandes beneficios a nuestro bienestar, a nuestra salud e incluso a nuestra productividad. Y esto es así porque ellas se encargan de controlar la humedad del ambiente, absorben el dióxido de carbono, emiten oxígeno, refrescan, aumentan nuestra sensación de confort... ¡y quedan preciosas!

    Entre las más conocidas tenemos las Sansevierias, Monstera deliciosa, Dracaena reflexa, Pothos... Pregunta en tu centro Jardinarium y te mostraremos todas las posibilidades.